¡Más madera, es el e-commerce!

Ya tenemos nuestra página de comercio electrónico (e-commerce) en funcionamiento y ya estamos realizando ventas. Miramos las métricas y todo parece ir bien, excepto la tasa (o porcentaje) de rebote (Bounce rate). ¿Qué está fallando? Tenemos un buen diseño, aplicamos responsive web design, el producto es interesante, también los precios, … Así que, ¿por qué tenemos la tasa (o porcentaje) de rebote (Bounce rate) por las nubes?

Hay un factor que afecta al SEO, la experiencia de los usuarios y la satisfacción de estos: es la velocidad de carga de las páginas. En todas las webs es importante, pero en las webs enfocadas a las ventas online (e-commerce) es un factor vital. Un par de segundos de más nos pueden hacer perder ventas.

La tasa (o porcentaje) de rebote (Bounce rate)

Un rebote es cuando un visitante visita una sola página del sitio y la abandona después de unos pocos segundos, generalmente menos de 30 segundos, aunque este tiempo puede ajustarse dependiendo de las necesidades métricas que tengamos.

La tasa (o porcentaje) de rebote (Bounce rate) se define como el número total de visitas que visualizan una sola página web / número total de visitas de la web.

En el e-commerce, la velocidad de carga de la web afecta mucho a la tasa (o porcentaje) de rebote (Bounce rate), por lo que hay que conseguir que ese porcentaje sea lo menor posible.

Efectos del retraso en la carga del sitio

Aunque unos segundo puedan parecer poco, estudios reflejan que 1 segundo de retraso en la carga comporta:

– Una reducción del 11% en las visitas.
– Una reducción del 7% en las conversiones.
– Una reducción del 16% en la satisfacción del cliente.

Además un 47% de los usuarios de internet esperan un tiempo de carga de 2 segundos o menos, y un 40% de ellos abandona el sitio si el tiempo de carga es superior a 3 segundos.

Fuente del estudio: Kissmetrics

Algunos factores clave en la mejora de la velocidad de carga de la página

– Optimización de las imágenes: Las imágenes tienen que tener el formato adecuado (gif, jpg, png) en cada momento, así como estar comprimidas.
– Aumentar el ancho de banda: Hay que analizar los momentos de hora punta en los accesos para decidir si conviene económicamente ampliar el ancho de banda, analizar las métricas coste/beneficio que nos reporta o nos hace perder el aplicarlo.
– El CSS de la web en un solo archivo: Si tenemos varios archivos CSS aumenta el tiempo de carga, mejor todo el CSS en un solo archivo.
– Usar la caché del navegador: Poner fecha de caducidad a los encabezados HTTP para recursos estáticos indica al navegador que cargue los recursos previamente descargados desde un disco local.

Estos son solo algunos factores, en esta web de Google se analiza la velocidad de carga de una página y nos muestra una clasificación de los distintos factores de carga de la web, realizando las recomendaciones necesarias para mejorar la velocidad: Google Developers

Para los que no han entendido la referencia del titular os dejo este vídeo ;-)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *